Cómo prevenir y tratar la mala circulación en las piernas

Las venas várices, el cansancio y la mala circulación en las piernas son problemas más habituales en las mujeres después de los 40 años.

En este artículo te contaremos a qué se debe esta complicación y sobre todo cómo prevenirla y tratarla.

Mala circulación en las piernas: qué saber

Las extremidades inferiores son una zona de intercambio de líquidos. Se trata del final del recorrido de las venas y arterias y permiten el retorno de la sangre hacia el corazón.

En este proceso intervienen los vasos sanguíneos, el sistema linfático, el plasma y las proteínas.

Por lo tanto, cuando falla, el líquido se acumula y no puede “regresar” al lugar adecuado. Esto es muy común, porque solemos tener las piernas hacia abajo ya sea cuando estamos sentados o parados.

La fuerza de gravedad ejerce presión hacia los pies y provoca diferentes síntomas como:

  • Cansancio
  • Hinchazón
  • Adormecimiento
  • Várices

Cómo reducir la mala circulación en las piernas

Cambiar los hábitos cotidianos es fundamental para prevenir, tratar o reducir este problema. Puede ser algo complicado al principio, pero se terminan consiguiendo resultados positivos.

Presta atención a estos consejos para mejorar la mala circulación en las piernas:

1. Modifica la postura

postura-de-la-montaña

  • Si trabajas en una oficina levántate de vez en cuando del escritorio y camina un poco alrededor de él.
  • Puedes también colocar un banco o un cubo de basura al revés para elevar las piernas mientras estás frente al ordenador.
  • Si tu empleo consta de estar todo el día de pie trata de sentarte unos minutos cada hora o de dar algunos pasos.

En los viajes largos en avión o en tren emplea los reposapiés y levántate de tu asiento en la medida de lo posible. Si vas en coche haz paradas “técnicas” cada una o dos horas.

2. Realiza actividad física

No es necesario que la rutina sea demasiado exigente. Con caminatas diarias, algo de natación o paseos en bicicleta puede ser suficiente.

  • El ejercicio físico suave y prolongado es fundamental para que tanto el sistema linfático como el circulatorio se activen.
  • Programa en tu agenda 30 minutos de deporte al día.

3. Bebe líquidos

Rehidratación como medida más importante en la gastroenteritis

Una buena manera de contrarrestar la mala circulación en las piernas es consumiendo líquidos que permitan eliminar las toxinas a través de la orina.

  • Es importante que ingieras agua, zumos naturales (recién exprimidos) e infusiones de hierbas (por ejemplo, de cola de caballo o romero que son diuréticas) para lograr este cometido.
  • Evita el alcohol, los refrescos y el café porque tienen el efecto contrario.
  • No te olvides de los 2 litros de líquidos por día y auméntalos a 3 cuando hace calor o practicas deporte.

4. Eleva las piernas

Además de la técnica de poner un banco para subir las piernas mientras trabajamos podemos combatir la mala circulación repitiendo este método cuando llegamos a casa.

  • Por ejemplo, cuando te sientes en el sofá para mirar televisión, puedes apoyar los talones en la mesilla o en una silla.
  • Cuando te vayas a la cama acuéstate con los pies en la cabecera y apoya en la pared unos minutos.
  • Para dormir puedes colocar unos cojines debajo de las pantorrillas. La idea es que las piernas queden más elevadas que el corazón.

5. Come más frutas y verduras

frutas-colesterol

Al contener mucha agua y nutrientes son perfectas para llevar una dieta saludable que reduzca la retención de líquidos y la mala circulación en las piernas.

Cuando nuestra alimentación está repleta de proteínas y grasas el sistema linfático se sobrecarga y no trabaja como corresponde.

  • Elimina todos aquellos alimentos que “engordan” la sangre y colapsan el intercambio de fluidos.
  • En lo posible que las frutas y verduras sean crudas y de estación.

6. Date una ducha de agua fría

  • Antes de salir del baño dirige un chorro de agua fría hacia las piernas. Intercala con agua caliente y haz lo mismo con agua fría.
  • Este método proporciona un alivia inmediato cuando sientes dolor y cansancio.
  • Puedes repetirlo también por las mañanas para evitar las consecuencias de pasar tantas horas con las extremidades quietas en una misma posición.

7. Usa calcetines especiales

dormir con calcetines

Son conocidos como “calcetines de descanso” o “terapéuticos” y se usan mucho en los viajes largos de avión. No comprimen las piernas y evita la mala circulación, así como también la acumulación de líquidos.

También te recomendamos que evites los pantalones demasiado ajustados, ya que no permiten el correcto retorno venoso.

8. Reduce la sal y el azúcar

El sodio y la glucosa son dos enemigos de los sistemas linfático y circulatorio y por ello es muy importante reducirlos de la dieta.

  • La sal aumenta la presión arterial, favorece la retención de líquidos y dificulta la función renal. Para reemplazarla puedes usar hierbas aromáticas o bien sal marina (en pequeña cantidad).
  • En el caso del azúcar altera los niveles de insulina y nos hace aumentar de peso. Elige estevia, miel o algarroba para endulzar infusiones y postres.

9. Realiza masajes

Las principales bondades de los masajes podales

Cuando llegues a casa puedes disfrutar de una sesión de automasajes para mejorar la mala circulación en las piernas.

  • Una vez termines de bañarte (usando la técnica del agua fría y caliente) coloca unas gotas de aceite esencial de romero en las manos y frota enérgicamente las extremidades desde la punta de los pies hasta los muslos.
  • Al terminar deja las piernas en alto (con un cojín o sobre la pared) durante media hora.

MS

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *