Reportan escasez de unidades para el retorno de temporadistas

En tres de los principales terminales de Caracas se constató un descenso en la oferta de transporte para el regreso de usuarios, luego del éxodo decembrino. La causa no varía en ninguno de los casos: la escasez e imposibilidad de reponer insumos como cauchos y baterías.

En el Terminal de La Bandera, del que se movilizaron 772.030 pasajeros, según cálculos de su director, José Gregorio Franquis, el contraste con las fechas previas a la Navidad es notorio.

“Hemos tenido que disponer de autobuses tipo Encava para viajes largos, al mismo precio que un carro de lujo. No podemos disponer de carros más cómodos como lo amerita tanta distancia por la falta de cauchos y repuestos”, aseguró Gilberto García, chofer de la Unión de Conductores La Responsable, que cubre destinos hacia las regiones centro, oriente y occidente, en ciudades como Valencia, Maracay y Valera.

Para rutas largas se han habilitado pocas unidades, debido, además de la insuficiencia de vehículos, a una baja en la demanda. Rutas cortas como Valencia-Caracas son las que registran mayor movimiento de pasajeros, informó Concepción Montaña, transportista de la ruta.

En ninguna de las taquillas están publicadas las tarifas y en la mayoría remiten a los usuarios a otras líneas, debido a la falta de disponibilidad de asientos. Los precios bajaron en comparación con el inicio de la temporada.

Pese al control impuesto por la Sundde, un boleto en taquilla hacia Barquisimeto cuesta 3.000 bolívares, mientras en las puertas del terminal lo ofrecen al doble, “con aire acondicionado”. Para San Cristóbal el pasaje asciende a 12.000 bolívares, 10.000 bolívares para El Vigía y Maracaibo, 6.000 bolívares hacia Coro y 5.000 bolívares si el destino es Apure.

En el Terminal de Oriente la situación es aún peor. Los pocos puestos que se ofertan son para la noche y en líneas privadas, en las que disponen los vehículos de acuerdo con el número de pasajeros. Las rutas de Sitssa, dependientes del gobierno, están fuera de servicio “hasta nuevo aviso”, pues no cuentan con unidades, informó uno de los operarios de la taquilla, que pidió no ser identificado.

El área de desembarque luce vacía, pero en el estacionamiento se pueden ver cerca de 40 autobuses rotulados con el emblema Misión Transporte varados, con cauchos desinflados, expuestos al sol y a la lluvia.

En el terminal de Aeroexpresos Ejecutivos, en Bello Campo, el panorama es similar en cuanto a la afluencia de pasajeros, quizás por las deficiencias en el servicio, de acuerdo con denuncias de usuarios.

“No habilitan suficientes busetas, no salen a la hora, la compra por internet no funciona. Compré un boleto por vía electrónica y cuando llegué aquí me dijeron que no había camionetas”, contó Jacqueline Rodríguez, quien acompañaba a su hija, usuaria de la ruta hacia Valencia.

En líneas públicas y privadas esperan por el regreso paulatino de la población durante el fin de semana.

 

EN

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *