5 mitos sobre el sexo

Creemos que no nos sentimos condicionados en cuanto al sexo, pero aún existen varios mitos sobre el sexo que persisten en nuestra mente, inconscientemente.

Esto afecta a nuestras relaciones, a cómo percibimos a la persona con la que mantenemos una relación amorosa, a la realidad de las parejas, etcétera.

¿Qué podemos hacer? Lo primero es reconocer e identificar cada uno de los mitos sobre el sexo que existen para, después, poder deshacernos de ellos.

Te asombrará la gran cantidad de creencias que aún consideramos reales.

1. Los hombres son más infieles

hombre-infiel

¿En verdad los hombres son más infieles? Creemos que el género masculino tiene una libido excesivamente alta, lo que favorece que sean más susceptibles de ser infieles.

No obstante, esto es falso. Aunque creamos que nuestra naturaleza es monógama, lo cierto es que no es así. Aunque decidamos estar con solo una pareja, puede que deseemos tener relaciones con otras.

Esta realidad ha dado lugar a relaciones abiertas y con muchas más libertades que permiten dar rienda suelta a nuestros instintos más naturales.

¿Hay diferencias en cuanto a hombres y mujeres? La verdad es que no. Todo ello depende de cómo veamos las relaciones, del propio concepto que tenemos de infidelidad y de lo que consideramos como correcto o no.

2. El porno está hecho para hombres

Cuántas veces le hemos preguntado a una mujer si ve porno y esta ha contestado que no. Al igual que cuando le preguntamos sobre el acto de la masturbación.

Este mito surgió porque los hombres no tienen ningún problema, a veces, en confirmar que disfrutan con el porno. En cambio, las mujeres mantienen esto en secreto.

El porno está hecho tanto para hombres como para mujeres. Ambos pueden disfrutar de una película pornográfica.

Además, hoy en día, existe múltiples variedades en las que escoger para que puedas ver la película porno que más te excite. Algunas hasta tienen una historia para que la situación no se muestre tan fría e irreal.

3. Los afrodisíacos estimulan tu deseo sexual

afrodisíacos

La ciencia no ha encontrado ninguna prueba de que algún alimento o bebida pueda estimular el deseo sexual.

El chocolate, las fresas… Todo esto ha sido considerado desde siempre como afrodisíacos que nos ayudan a aumentar la pasión, la libido, las ganas de sexo.

La realidad es que esto no es así, tan solo es un efecto placebo. Nosotros creemos que incrementan todo esto, por eso al tomarlos provocan el efecto deseado.

Pero esto no lo logra el alimento, sino nuestra propia mente.

4. Los hombres buscan sexo, las mujeres amor

También hay mujeres que buscan solo sexo y hombres que buscan solo amor. Las necesidades son diferentes para cada individuo. Por eso no es recomendable generalizar en este caso.

Siempre se ha creído que los hombres buscaban sexo por el anterior mito de estar más predispuestos a la infidelidad.

anto los hombres como las mujeres tienen las mismas necesidades de mantener sexo esporádico, de buscar amor, de tan solo tener una relación basada en el sexo, etcétera.

Todo depende de las circunstancias personales, de las experiencias y de lo que se busque, sin verse influenciado por el género al que se pertenezca.

5. Manos grandes, miembro más grande

mitos

Siempre se ha escuchado decir “si quieres saber si la tiene grande, fíjate en sus manos“. Este mito aún sigue vigente hoy en día.

Que un hombre tenga las manos grandes no implica que su miembro también lo sea. Es más, puede que te lleves una sorpresa.

El pene es como los pechos de las mujeres. No importa nuestra constitución, el tamaño de nuestras manos o nuestro peso.

El tamaño no tiene ninguna relación con esto, así que ¡no te fíes!

¿Has caído en alguno de estos mitos sobre el sexo? Todos nos hemos encontrado creyéndolos ciertos, pero ahora que los reconoces ¡es el momento de eliminarlos de nuestra mente!

Los mitos sobre el sexo son solo eso y no somos conscientes del daño que pueden hacer hasta que afectan a las relaciones y a nuestra forma de ver a los demás.

Si conoces algún mito más puedes compartirlo con nosotros. Así dejaremos de guiarnos por creencias que, en realidad, no son ciertas.

 

MS

 

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *